30
junio
2013

La hipnosis: una terapia de cine

Estás sentado en una silla, frente a una mesa de oficina. Tienes los ojos abiertos. Frente a ti el terapeuta empieza a hablar. Te cuenta que vas a entrar en un estado de relajación, que vas a notar como cada parte de tu cuerpo se relaja, desde los pies a la cabeza.

Una vez relajado el terapeuta empieza a inducirte el estado de trance y, de repente, sin casi darte cuenta, estás hipnotizado.

Dos compañeras de Sí o Sí Comunicación hemos vivido, en primera persona, esta experiencia de la mano de Juan Jesús Doreste, Director del Instituto Canario de Hipnosis. Una experiencia que nos ha llevado a entender un poco más y mejor qué es la hipnosis y cómo funciona.

Hasta aquel día todas nuestras referencias sobre el mundo de la hipnosis procedían de la televisión y del cine, del mundo del espectáculo. ¿Quién no recuerda a Woody Allen siendo hipnotizado en La Maldición del escorpión de jade? En esa película Allen daba vida a CW Briggs, un investigador de una compañía de seguros en el Nueva York de los años cuarenta que es hipnotizado por el mago Voltan, quien, con las palabras “Constantinopla” y “Madagascar”, controla su voluntad y lo hace cometer robos que luego él mismo habrá de investigar.

Cabecera_la_maldición_del_escorpion_de_jade

Fotograma de “La maldición del escorpión de jade”

Ahora sabemos que la hipnosis es un “pacto” entre el hipnotizado y el hipnotizador. El primero se deja llevar por las palabras del segundo y éste nunca podrá imponerle a su paciente actividades o instrucciones que vayan contra su naturaleza.

La hipnosis es un estado mental y físico de concentración y relajación, es un estado en el que aumentamos la tención interna y reducimos la atención exterior. Así conectamos con nuestro inconsciente y bajamos las “barreras” mentales que nos impiden hacer algunas cosas o superar nuestros miedos. Por eso la hipnosis funciona como terapia. Porque el paciente es capaz de dejar a un lado todas esas barreras mentales y dejarse llevar por las indicaciones del terapeuta o del hipnotista. Lo que nos ha quedado claro tras esta sesión es que si bien es cierto que el terapeuta puede crear una relación entre una palabra y un sentimiento, nunca podrá inducir al hipnotizado a realizar un acto que vaya contra su propia natura, es decir, nunca podrá pasar lo que ocurría en la película de Woody Allen. En cambio, si estamos abiertos a la hipnosis como terapia podemos superar muchas de nuestras limitaciones, fobias o miedos, podemos “entrenarnos” para ser mejores en algo, para conseguir un grado óptimo de concentración y para derribar barreras mentales.

Juan Jesús es un reconocido hipnotista, Coach Master Practitioner de PNL, posee una extensa formación en el mundo de la hipnosis y una larga trayectoria en el ámbito pedagógico. Gracias a su formación y a su experiencia ha desarrollado un método: el Hipnocoaching, que combina técnicas de aprendizaje súper acelerado, de programación neurolingüística, del coaching y de la hipnosis. Todo ello para realizar terapias muy efectivas en las que se puede conseguir dejar de fumar, aprender a comer sano o, incluso, aprender a hipnotizar.

Los que también se han animado a probar la hipnosis han sido los compañeros de informativos de NueveTV, aquí os dejamos el reportaje que han hecho sobre esta terapia: HIPNOSIS

Más información sobre Juan Jesús Doreste en www.inventandote.com

 

Los comentarios están cerrados.