5
junio
2013

Descubriendo a: Daniel Cros

portada disco

Daniel Cros es un músico barcelonés que inició su carrera a principios de los ’80 como cantante y guitarrista de Brighton ’64, orientándose más tarde hacia el jazz y los sonidos caribeños, impactado por las experiencias de fusión de los discos Graceland de Paul Simon y Rei Momo de David Byrne.

Su curiosidad permanente le ha llevado a colaborar con músicos de diferentes países y géneros como La Vieja Trova Santiaguera y el Indio Angá (Cuba), Monocordio (México), Sylvia Patricia y Yara Beilinson (Brasil) o el vibrafonista Geni Barry con el que llevó a término el proyecto Snake with surprise, en clave de jazz.

 Sí o Sí ha querido conocerlo un poco más durante estas semanas previas a sus conciertos en Canarias, en los que presentará su nuevo disco.

Aquello era entonces, esto es ahora

¿Qué nos cuentas y cantas en este disco que lleva este título?

Este disco es una invitación a una fiesta en una terraza desde la que se ven a la par las aguas del Caribe y del Mediterráneo, por las que navegan once barcas, cada una pintada de un color, unas van a vela, otras a remo; unas proceden de un naufragio, otras de un paseo romántico al atardecer; barcas y canciones que son trocitos de mi piel.

Con este disco nos ofreces once canciones en las que la letra y la música han sido creación tuya. ¿Cómo ha sido el proceso de composición?

El proceso de escritura de mis canciones suele llevar su tiempo: siembra y cosecha, pero a diferencia de los tomates uno no sabe exactamente cuándo va a recogerlos de la huerta. Hay temas que se escriben en un día pero después necesitan un tiempo para encontrar su arreglo. Las canciones del disco las presenté primero en directo en una gira por México y después las grabé en mi estudio en Poblenou.

Si tuvieras que elegir una, ¿con cuál te quedarías?

Creo que con Dejar la piel que resume una manera de sentir, esa voluntad de entregarse plenamente sin medias tintas ni pies de plomo.

 Este es tu séptimo disco, ¿qué novedad ofrece con respecto a tus otros trabajos?

Cuando uno escribe una canción procura no repetir otra anterior, aunque hay una serie de temas que suelen ser reiterativos. Por eso, he procurado escoger temas sobre los que no había escrito antes: el maltrato a las mujeres, la filosofía del esfuerzo, el trastorno climático, la historia de mi abuelo. En general, creo que ha salido un disco alegre, luminoso.

El resultado de la creación lírica y musical ha sido un disco optimista positivo y con sentido del humor, ¿enfoque necesario para los tiempos actuales?

Creo que todos necesitamos motivarnos y ayudarnos los unos a los otros para salir de esta situación, que saldremos sin duda, y reforzados. Por otra parte, el humor nos salva de la amargura, nos ayuda a relativizar el drama y a convertirlo en comedia. Es saludable y necesario.

Así, con una rumba catalana nos invitas a seguir Palante…

Es que no queda otra, o eso o nos barren. “Palante” es un ejercicio de voluntad para pensar positivo y afrontar mejor las dificultades.

¿Es la primera vez que vienes a Canarias?

A cantar sí es la primera vez, pero conozco Lanzarote y Tenerife donde he organizado conciertos de otros músicos, entre ellos de la fadista Carla Pires en el Teatro Leal y en el Teatro Guimerá.

¿Qué invitación lanzarías al público canario para que no se pierdan tus conciertos a finales de junio?

Que vengan a conocerme, que procuro escribir las canciones, a veces con el corazón, otras con la cabeza y que vengo para compartirlas y que además me han dicho que mi música le pega a las islas por la variedad de ritmos. Que les espero. Con ilusión.

Le agradecemos a Daniel Cros su música y su poesía, su optimismo y su deseo de ofrecer conciertos entrañables en Gran Canaria (28 y 29 de junio) y Tenerife (30 de junio). ¡Allí estaremos!

Los comentarios están cerrados.